Disney, Budismo y Taoismo

1. En El Pato Donald y el Budismo Zen, Jodorowsky plantea esta historia, de uno de los comics de dicho pato:



El jefe de los bomberos invita al Pato Donald a formar parte del cuerpo de voluntarios. Se lo cuenta a sus sobrinitos. Estos también quieren participar, pero su tío, considerándolos unos bobos, los obliga a quedarse en casa. Le dan un equipo con la condición de que al escuchar la alarma salga inmediatamente con él hacia el incendio. Si llega puntualmente recibirá una medalla de cobre. El pato, orgullosamente, vacía un cofre diciendo que le servirá para guardarlas medallas que va a ganar. Esa noche suena la bocina pero el pato no se despierta. Sus sobrinos lo sacan del sueño. El pato se lanza hacia el incendio olvidando el casco, luego el hacha, luego los pantalones. Cuando logra equiparse ya es tarde. La casa que quería apagar es un montón de escombros y los bomberos ya se han marchado. Al día siguiente lo llama el jefe y le da un puesto menos importante. Le han quitado el hacha y en su lugar le encargan un pequeño extintor. En la noche vuelve a sonar la alarma y el Pato vuelve a quedarse dormido. Lo despiertan sus sobrinos. Esta vez se viste con mucho cuidado pero en su apresuramiento, en lugar de tomar el extintor, agarra una bomba de insecticida. Al tratar de apagar el fuego hace que éste se extienda más. Al otro día el jefe lo rebaja aún de categoría. Ahora apagará el fuego con un costal. Sus sobrinos para ayudarlo deciden organizar en la calle un pequeño incendio para que el tío no se sienta tan deprimido y trabaje. El Pato, mientras tanto, encuentra un paquete de cohetes y los guarda en un bolsillo por estimarlos peligrosos. “Tío, ¡hay un incendio en la calle, debes tomar tu costal y salvar la ciudad!”. El Pato apaga la pequeña fogata pero se le incendia la chaqueta. Corre a su casa. Estallan los cohetes. El salón comienza a incendiarse. Los niños traen una manguera y apagan el fuego. Llega el Jefe de Bomberos y los admite en la compañía. Esa noche al sonar la alarma, los niños se despiertan y gritando “¡Hay que ir deprisa! ¡Ningún obstáculo nos detendrá!”parten hacia el incendio en un modernísimo carro equipado con todos los adelantos, mientras de pie, en la calle, con su miserable costal en la mano, el Pato Donald los ve alejarse, murmurando “¡Tienen mucha suerte!”.


Interpretándolo a la luz del budismo zen, el hacha que en un principio le dan al pato, representa el bastón de los maestros zen, símbolo del Yo original. Luego, cuando Pato Donald recibe el llamado místico, peca de orgulloso: antes de pensar en la obra que debe hacer, ya está pavoneándose con la medalla que por ello recibirá (además de que piensa guardar sus medallas en un baúl, símbolo de su ego cerrado).

Los sobrinos -añade Jodorowsky- representan la lucha generacional, son el nuevo pensamiento colectivo, tres mentes unidas mejor que una, pensar en lo social antes que en lo individual. Ellos son quienes despiertan al ególatra, son los que piensan en apagar el incendio y no en su logro individual.

El Koan 44 dice: El maestro Pa-Tsiao dice a los monjes en su sermón: “Si tenéis un bastón, os doy el bastón. Si no tenéis bastón, os quito el bastón”. En la historieta del Pato Donald sucede algo análogo: el jefe de los bomberos le va quitando herramientas al Pato Donald, le quita porque "no tiene" el pensamiento superior. Los sobrinos sí "lo tienen", y les dan más: les dan un camión completamente equipado.

¡Pobre Pato Donald! Todo se le irá quitando, porque, aferrado a sus concepciones mentales anquilosadas, espera que le den, sin trabajar por lograrlo.

¿Y cómo lograrlo? El camino para el Pato Donald está trazado en el cuento: debe dedicarse a limpiar su baúl, arrojando de él todas las medallas de cobre.




2. Blanca Nieves, en el intento por alcanzar el Tao, pide ayuda a sus siete viejos amigos, ellos componen una canción:


13 comentarios:

  1. El Taquero Narcosatánico Says:

    Buen post, mucho mejor que poner videos de Blind melon...

  2. Amiguis/z Says: Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  3. Amiguis/z Says: Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  4. Amiguis/z Says:

    ¿Para cuándo el “Para bloguear al Pato Donald“?

  5. gabriel Says:

    Guey, ¿eras tú el que estaba el sábado en el Sky Bar?

    Me dio pena acercarme a saludar.

    chido.

  6. beto, el otro Says:

    w-o-w


    bailan padre los monitos

  7. finísima persona Says:

    cuáles monitos?

    de que están hablando?

    quién es el pato donald?

  8. Yomero Says:

    Jojojo. El Tao.

    Por otro lado, yo creo que el pato Donaldo hizo lo correcto. De otra forma, la caricatura no habría tenido mucho sentido. ¿O sí?

  9. Don Rul Says:

    Yo por eso no he alcanzado el Nirvana, porque me daría mucha hueva encontrarme ahí a Jodorowsky o a los sobrinos del Pato Donald.

  10. Ashanty Says:

    Dosney es sabio, quizá tenga algo que ver que era huérfano...

    Por qué todos están obsecionados con Disney en estas fechas...

    Me da cosa el Tao.

  11. chilangelina Says:

    Jodorowsy escribiria bibliotecas con las cosas que me han pasado en las ultimas semanas.
    No ha sido lindo. Bailemos taotao y olvidemos las penas.

  12. Seltziny Says:

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    No mames, no mames.

  13. Glorfindel Says:

    maldito Beto, esta muy bien tu blog, pero no puedo permitir que hurtes textualmente las palabras del maese Jodorowsky, niegalo a ver te quiero ver negando tal infamia, mcha, ya no se en que va a parar este blog maldito.